Raza amarilla:  donde se genera el nuevo amanecer, el fruto y futuro. Esta energía integra y madura en mi lo que hecho los días anteriores. Puedo iniciar, transformar y concretar todo en un mismo día.

En los días encabezados por el HUMANO conectaremos con nuestra libre voluntad, lo cual implica que el uso de la misma nos somos plenamente responsables del efecto de nuestras acciones.

La energía del humano, que es el peldaño de evolución donde se dice que el ser humano trastabillo, nos llama a una profunda reflexión sobre nuestros actos y objetivos. Ya es tiempo de tener en cuenta al todo y a todos, porque todos somos uno, y ya sabemos que las acciones individualistas nos han traído a este punto de desequilibrio.

Esta trecena nos posibilita recordar que tenemos la sabiduría (conocimiento + Amor) y capacidad para ver más allá de lo impuesto. Nos antecede un linaje de sabios, nuestros ancestros, y nosotros somos un eslabón más de esa cadena infinita, donde puedo elegir a que valores dar continuidad y cuales cambiar, recuperar o crear, lo cual sentara las bases para nuestra descendencia.

El efecto de una decisión puede cambiar el rumbo de una humanidad, esa es la causa y efecto, que nunca es individual, sino colectiva. Por lo cual es importante revisar el uso de nuestro libre albedrío. Si cambio la causa cambio el efecto.

La sabiduría del humano nos dice; “Vacíate de quien creías ser y encarna tu espíritu aquí y ahora en coherencia”

Bendice tu vida con tus actos

Energía Maya