Intuye ese viaje al ser interior, donde la quietud es la trama de los sueños.

Hoy la noche nos invita a meternos en la cueva de lo oculto de nuestro ser, para soñar y profundizar. Nos invita a continuar el vuelo del águila libres de bagajes innecesarios, y por ello hoy tenemos la posibilidad de disolver todo aquello que nos aleja de nuestra misión e ideal de vida. Llevaremos como equipaje las experiencias de luz y los aprendizajes.

La vida nos entrega un sinfín de oportunidades y depende de nuestra conciencia lo que tomamos y sus resultados. Y es desde la ensoñación que planeamos nuestra vida y atraemos lo necesario para nuestra realización. La Noche me dice que el verdadero desafío es con nosotros mismos, y es en nosotros donde están los obstáculos.

Como es adentro, es afuera. Como es arriba es abajo. Dejo de culpar y victimizarme, dejo la autocompasión. Me observo. Y si debo transformarme, entonces me transformo y ya. No pasa nada. No hay errores. Tampoco atajos.

El tono 7 (resonante) posee una energía de alta vibración armónica y nos pregunta ¿Cómo puedo sintonizar mi servicio a los demás?. Este tono representa en equilibro y Funciona como un portal multidimensional muy fuerte.

“Bajo el manto de la Noche se esconden los misterios que darán cimiento a un nuevo amanecer. Es el don de la Noche soñar la abundancia, de comprender lo ilimitado de la vida, saber desde lo más profundo del alma que aquello que soñarnos puede convertirse en realidad si lo soñamos con el corazón.”

Energía Maya