Me lo dijo el viento; el cambio verdadero viene desde adentro.

En los días viento la misión es comunicar el espíritu. Es un día ideal para dialogar, para ponerle palabras a nuestro sol interior, a nuestros deseos y verdades.

La palabra cuando viene de desde la conexión con el espíritu y el corazón puede sanar, elevar y bendecir. Hoy podemos poner en palabras el amor, para hacerlo llegar a quien deba escucharlo

El tono auto-existente corresponde a las bases, al orden y formas que tomaran nuestras concreciones. A través de la clara comunicación con uno mismo y el universo.

Somos mensajeros celestiales en un punto del tiempo donde la dualidad se esta transformando en unidad. El viento es también la integración de la sagrada dualidad.

El viento me susurra mensajes, el gran espíritu acciona el movimiento. A través de la forma voy plasmando mi intención. El pulsar del viento me guía hacia mi latente manifestación. Escucho las señales para los próximos cambios. Sucumbo al silencio para abrirme al mensaje divino. Conectada con mi esencia cabalgo la onda encantada.

Bendiciones a través del viento.

Energía Maya