Lo que la mente cree, la mente crea.

El Águila nos contagia de su poder visionario para poder cambiar la perspectiva de las cosas, nos conecta con la visión, con el poder creador de la mente. El desafío esta en no perder objetividad y poder ver el todo de la situación y no quedarnos en detalles.

El Aguila se caracteriza por su paciencia, nada es más importante para él que la visión, fuente de su inteligencia y poder de creación.

Es capaz de viajar de una dimensión a otra llevando, anunciando la llegada de tiempos cambiantes.

El águila sabe que las situaciones y problemas que vivimos no son reales, son sólo experiencias, y todo encastra perfectamente para un objetivo de bien mayor. Sabe dónde está y hacia dónde se dirige, con idea de totalidad.

El Tono Autoexistente de la forma nos ayuda a sentar las bases para crear desde la visión más elevada.

Hoy, transformo mi forma de ver las cosas. Cambio de perspectiva, ampliándola.

Me permito volar por encima de las situaciones que aplastan mi mente, creando salidas desde el corazón.

Hoy soy uno con el todo.

“El águila nace libre y muere libre. Nace para volar, para vivir planeando sobre las montañas. Uniendo sus alas con el viento, el águila descubre el poder que le permite planear”

Bendiciones!

Energía Maya