Me soñé en la oscuridad. Me estrellé contra mi. Luz, luz, luz del alma.Soy un hombre que espera el alba.

El Sol ilumina la vida como el fuego universal de la meditación auto-generadora. Llegando al cuarto giro de la Onda Encantada de la Tierra, viene el Sol a traernos su calor de fueguito universal.

El Sol es el que nutre la vida y la tierra es la que la contiene, su unión en muy poderosa y genera una energía muy especial. Energía que da vida.

AHAU (su nombre maya), viene a traernos la consciencia crística, que no es más ni menos que la conciencia intuitiva que todos tenemos y que debemos ejercitar para que no se apague.

La conciencia intuitiva es la que nos mantiene unidos a los grandes maestros que habitaron la tierra, como Jesús, Buddha, Patanjali y otros. Es una gran guía de la cual podemos fiarnos. Mucho más sabia que la abuelita mente, gracias a su pureza, libre de contaminación del afuera.

El Tono Autoexistente (4) nos habla de la forma que tomará nuestro servicio.

El propósito de esta Onda Encantada es la evolución y el fluir con la sincronía. Hoy le doy forma a ese fluir con el poder de la manifestación.

Defino mi propósito iluminando allí donde este mi conciencia.El Iluminado transforma la luz primordial en la luz del calor interior.

Hoy miro al Sol padre y me nutro. Hoy miro también el Sol que cada uno lleva dentro y con intención y conciencia ilumino las profundidades de mi ser.

Dulces bendiciones

Energía Maya