Intensidad, movimientos y transformación. La tormenta se activa a través de nuestras emociones, para revisar lo que necesita transformarse en mi. Ante la intensidad respira profundo.

La energía de la tormenta genera transmutación y transformación en lo sutil. Es una energía que cuando pasa por nuestra vida, borra el camino y estructuras que teníamos (obsoletas), y nos impulsa a generar nuevas sendas, purificados y llenos de luz. Nos recuerda que desde el lugar “cómodo y seguro”, no llegaremos ni muy lejos, ni profundo.

Al ser un sello de la raza azul y estar guiado por la noche, la intensidad moviliza hasta nuestro inconsciente. El solo como energía complementaria aporta calidez y cambios a favor de la iluminación. Es también un día de purificación donde todo lo que no resista el fuego de transmutación, consumirá las estructuras que nada tengan que ver con nuestra esencia y misión.

Es una oportunidad para reinventarnos, sin mascaras, auténticos. Y es importante recordar, cuando estemos en medio de la tormenta, que luego saldrá el Sol y vendrá la calma para volver a comenzar purificados y libres. La tormenta ha venido a ayudarnos en este proceso de desintegración y transformación para renacer en la unidad del Amor.

El tono eléctrico (3) me pregunta: ¿Cómo puedo activar el servicio y alcanzar la meta?. Hoy identifico el servicio. Que es lo mejor que puedo hacer por mi hoy?, todo lo que trabaje en mi, se lo estoy ofreciendo al mundo también.

En el camino de regreso a nuestro Hogar, el cielo es traído a la Tierra, y la Tierra llevada al cielo, en una danza dinámica y simbiótica

Hoy vivo el éxtasis de la libertad que me provee la tormenta y me purifico en ella.

Bendiciones

ENERGÍA MAYA