¿Eres el adulto que tu niño soñó?

El mono nos invita a jugar, a conectar con nuestro niño interior para reconectar con la magia, la creatividad y la espontaneidad. Atributo que hemos ido olvidando con el paso de los años y que son las llaves para volver a conectar con la fibra más íntima, desde donde emana la alegría de vivir.

El adulto se conecta con el niño, como la mente se conecta con el corazón.

Encuentro el equilibrio entre la ilusión y la desilusión. Organizo el juego, lo creo, lo disfruto, porque el fin es ese, disfrutarlo. Igualo el hombre al niño. La mujer a la niña.

Hoy es un día para dejar el enojo de lado. Chuen (Mono), en la oscuridad es un niño enojado. Y el niño enojado se pierde la magia.

El tono cristal nos reúne para cooperar, para compartir el juego y multiplicar la magia de la risa compartida, la sonrisa complice que nos hermana. ¿Jugamos?

Bendiciones.

Energía Maya