La noche oscura es ese momento que anuncia un nuevo renacer.

La noche me invita a conectar con mi intuición, a atravesar mi propia oscuridad y los obstáculos que están dentro mío, para que todo mi poder salga en pleno contacto con mi ser.

Los peores enemigos, son los enemigos internos. Hoy respiro y trasciendo, me amigo con lo que soy, con quien soy. Acepto mis sombras, las abrazo para luego poder soltarlas. Reconozco mis luces y me hago cargo de mis dones.

Hoy puedo recibir mensajes a través de los sueños. Los sueños no son sólo sueños, son uno de mis contactos con otros planos. Hay un tesoro en los sueños. Un buen ejercicio es tener un cuaderno y un lápiz en la mesa de luz y anotar allí mis sueños.

Hoy, es un día para ejercitar la paciencia. Respiro y cuento hasta diez antes de reaccionar. Hoy los reflejos que veo, soy yo. Todos somos parte de la tierra y en ella, todos somos uno.

Trasciendo; traspaso y asciendo. Me igualo a los demás, hago consciente que todo es parte mía. Que lo que me sucede, yo lo atraigo.

“sufrir es fácil, crecer y desarrollarse difícil”

Bert Hellinger.

IN LAKECH!