Hacia el Tono 12 de la misión del Mono, llega el viento a traernos la comunicación con el Espíritu.

El Viento me enseña que para poder hablar, primero hay que escucharse. De nada sirve decir cosas sin pensar, tomo conciencia del poder de las palabras, de su resonancia en el universo, de los decretos que traen consigo. Antes de hablar, siento, escucho, observo.

El Viento te pide espontaneidad, la que tenías cuando eras niño. Inocente. Porque un niño que crece en inocencia puede ser un adulto de mente sana e intenciones puras. Hoy se me pide que me mueva dentro de la verdad, sin dejarme corromper.

El Tono Cristal (12), me habla de la cooperación, de universalizar. Compartir los mensajes del Espíritu con todos los seres a través de la risa, que es aire, viento.
Hoy encuentra las palabras adecuadas para evitar lastimar, habla y transmite desde el corazón, dejando que el afecto y el amor te guíen.

Bendiciones,

Energía Maya