La naturaleza de la sexualidad es una energía tan poderosa e intensa que debe ser aprovechada y focalizada.

Esta es una función de los órganos sexuales, que es como un circuito eléctrico  y cuando hay un conexión sexual  crea una totalidad #bio-cósmica unificada. En esta unificación sexual la energía es creada y es pura, de manera que nos convertimos en seres de regeneración infinita, regenerando-nos a nosotros como a la biosfera, somos el alimento de las estrellas.

Cualquier campo de fuerza  unificado tienen un efecto en el contexto en el que ocurre, si es de forma consciente por una pareja sexual que entiende la energía del sexo: la consciencia en la que se realiza el acto sexual impactará en todo campo con cargas magnéticas.  Este campo entonces se extiende a contextos más amplios, llegando pues a contextos sociales, contextos  planetarios, y más allá.

La ciencia y la tecnología del sexo están siempre en evolución. La ciencia de #yogaKundalini fue desarrollada hace 70.000 años en la india y el #tibet.  Sus textos dicen que la energía #kundalini está latente y se despierta y libera por medio de diferentes #técnicasyóguicas de #pranayamas (ejercicios de respiración). La Kundalini está representada por una serpiente enroscada en la base de la columna que esta dormida. Despierta la serpiente con la liberación energética del acto sexual, y sube por el canal central de la columna vertebral activando todo el sistema nervioso hasta el cerebro, entonces la consciencia tienen el medio perfecto para usar la energía con el fin creativo. Usamos la energía en creaciones que conectan la materia y el espíritu, realizando creaciones de arte, la consciencia es continua y unifica el tiempo-espacio manifestándose en la #sincronicidad. El #sexo es un arte que abarca también formas de sanación ya que es el proceso de auto-generación del universo creativo.

(Texto extraído de las Crónicas de la Historia Cósmica)