SEMILLA: Kan, Sur, expande, regido por Júpiter, chakra raíz, dedo meñique mano derecha,.Poder de ordenamiento del crecimiento espiritual, a través del florecimiento de la idea del ser.

De la Raza Amarilla, es el poder del florecimiento es animarse a florecer , el que siembra para cosechar, esta relacionado con el acierto en el tiempo de la siembra y la cosecha, lo que lleva implícito el ser atinado, conocer el momento preciso de la acción.

Interés cósmico por los misterios de la creación, se relaciona con el mundo a través de los cinco sentidos físicos. La semilla despierta sabe cuando debe actuar, cuando debe hablar.

Todo lo que toca lo hace florecer, es la verdadera espiritualidad del sembrador. En el cuerpo físico esta relacionada con el aparato reproductor, es el germen de la vida.

Las personas de esta tribu suelen dedicarse a la docencia, su misión es hacer florecer el espíritu de los demás, ayudar a crecer, a madurar.

Esta tribu le marca la misión a la raza amarilla. Su acción es el atinar Una semilla dormida no se anima a florecer, se quedan con las ganas de ser.

MUDRA: Las manos en forma de copa la una sobre la otra en el plexo solar, como si estuviera sosteniendo una semilla. Luego abrir sus manos, ofreciendo la semilla a su vida.

AFIRMACIÓN: “YO SOY el suelo fértil y la semilla con posibilidad de germinar por sí misma”.