“Somos la respuesta tratando de buscarse a si misma”

Somos nuestro pasado hecho presente, diseñando nuestro futuro y co-creando nuestro destino y realidad. Somos las decisiones que hacemos y que hemos hecho, somos el resultado de posibilidades infinitas en una realidad cuántica llena de oportunidades y caminos. Somos los pensamientos que hemos alimentado y arraigado en nuestro inconsciente. Somos hasta este punto en nuestras vidas lo que nos han dicho que si o no podemos ser, cómo debemos ser o comportarnos y no lo que realmente queremos ser o venimos a hacer.

Somos lo que pensamos ayer, somos la meta que nos propusimos el día de ayer. Nos convertimos en esos pensamientos que transformamos en un hábito, que a su vez se convirtió en una disciplina, que a su vez se materializó en nuestra realidad.

En resumen somos todos aquellos pensamientos y decisiones que hemos tomado en su momento y le hemos cedido nuestro poder. Los miedos y las modas que nos han infundido, las etiquetas que nos han asignado o hemos auto asignado siendo peor aún el caso. Somos el producto de las expectativas que buscamos satisfacer exitosamente como parte de una concepción errónea de la sociedad. Somos la satisfacción ajena o la nuestra sin importar nuestros propósitos personales. Lo que nos convierte en las expectativas de otras personas.

Somos seres divinamente perfectos llenos de imperfección y venimos a experimentar eso. Todos nacemos como la hoja en blanco al principio de un libro. Una historia en donde no sabemos cómo empezar. Solo empieza! Nacer no fue un evento de casualidad, y mucho menos un error. Venimos a este mundo con un único propósito y esencia verdadera. El ser felices y experimentar la dualidad de la vida. No sabemos todo, pero sabemos que somos esa persona que tiene que escribir las páginas de nuestro libro. Nadie más, nadie más puede hacerlo por nosotros y no debemos permitir que nadie más lo haga.

Si supiéramos quiénes hemos sido en vidas pasadas y qué hemos alcanzado. No tendríamos la oportunidad de ser la mejor versión de nosotros mismos al pasar de los eones. Una vez que los puntos de referencia existen, los propósitos varían y el ejercicio pierde originalidad y espontaneidad.

Somos la manifestación material del TODO, haciéndose consciente de ella misma en un breve lapso en el espacio-tiempo. Un canal por medio del cual la energía vital del universo puede ocupar un espacio y contemplarse a sí misma y las posibilidades infinitas de su belleza caótica y dual. Somos una célula nutrida del TODO. No somos ni nosotros mismos, solo somos el aire que respiramos “la energía” que mantiene con vida al recipiente al que llamamos cuerpo, el cual se manifiesta por unos momentos tomando conciencia. Una vez que ese flujo de energía y oxigeno es interrumpido, la vida en el recipiente deja de existir, no se muere. Simplemente no hay vida manifestada fluyendo, no hay existencia en la manera que la conocemos, no hay resguardo, no hay techo para albergar esa vida, para esa esencia. Una vez que la vida cesa, lo material pierde significado, el cuerpo mismo adopta una nueva referencia “el cuerpo está por allá, vamos a enterrar el cuerpo”. Somos TODO y todos fluyendo a cada segundo en unos a otros. Somos el océano bañando la costa por unos instantes.

Libro: “11:11 El Llamado Cuántico de Dios”

Extracto de Capitulo 7 ¿Que somos?
Hermes Alvarado – 11:11 El Llamado