Conocí a Facu y Luna hace menos de 2 meses en el kin Espejo Espectral Blanco, que pertenece a la onda Encantada del Perro (Amor-Lealtad-Corazón). Sincrónicamente Facu estaba transitando su misión de vida (Perro Blanco) y al día siguiente sería su cumple galáctico (Tormenta Planetaria Azul).

Cuando escuché a Facu hablar sobre su fiel compañera perruna, entendí que vibraba AMOR, puro, transformador para ambos y en perfecto equilibrio. Como en onda expansiva resonó en mi una viva forma de amor manifestándose clara y pura.

Y le pedí a facu que compartiera su historia de amor con Luna para compartirla como manifestación real y viva de un amor refinado que permite ver a través de él, como un cristal.

Que sean éstas palabras bálsamo puro para quien quiera renovar su concepto acerca del amor y limpiar el corazón.

Gracias @Facuylunaapedal

“Al igual que quizás para vos, el “amor incondicional”, era para mí un enigma. Te va a sorprender como lo encontré.

“Hacía 5 años que vivía en Brasil y unos meses en pareja con Tathy, mi novia en ese entonces cuando nos llegó la propuesta de adoptar una perrita. Al debatirlo y considerando que nuestra relación iba ” viento en popa”, aceptamos.
Así llegó a casa Luna, una perrita mestiza de tamaño mediano y con una característica muy particular, un miedo insoportable le a las personas. En ese entonces tenia 7 meses de vida, y de maltrato.
El primer contacto que tuve con Luna me sorprendió. Al querer tocarla, Luna salió corriendo y se escondió. Pensé que seria algo circunstancial pero los días pasaban y el miedo no. Mucha gente con perros me decía que esa conducta se le iba a pasar, pero para ser sincero, después de algunos meses, yo casi no tenía esperanza.
En mis relaciones siempre había sido yo quién ponía el freno, por no sentirme cómodo, por tomar otro camino, pero sobretodo, por no creer en la incondicionalidad. Siempre había puesto condiciones y cuando alguna no se cumplía, me alejaba.
Te cuento esto porque aunque no lo creas, la perrita desconfiada que no me dejaba acercarme se iba a convertir en la relación mas hermosa e incondicional de mi vida.
Después de 5 años de vivir en Brasil, de 6 meses de tener a Luna en casa y habiéndome separado de Tathy, decidí volver a Argentina. Luna casi no había modificado su temperamento y yo tenía que tomar una decisión o dejaba a Luna con alguien que la adoptara y seguía con mi patrón de conducta de dejar o la aceptaba tal como era y buscaba la manera de viajar con ella. Decidí elegir la segunda opción, aceptando a Luna como parte de mi vida.
Para mi sorpresa Luna comenzó de a poco a acercarse más, a dormir conmigo y a entablar una relación. Su miedo y delicadeza me enseñaron a ser más sereno, a hablar más suave y a moverme más despacio.
A los pocos meses emprendimos juntos el viaje de vida que hoy me llena el alma, en bicicleta pero sobretodo, juntos.
Con Luna nos convertimos en mejores amigos y compañeros. Cada instante lo compartimos, si alguien me ve, también la ve a ella. Si alguien me piensa, también la piensa a ella.
Hace más de 2 años viajamos juntos en bicicleta convirtiéndonos en “Facu y Luna a pedal”. Hoy la incondicionalidad para mi tiene nombre, Luna, y tiene especie “el perro”.
Pueden encontrar a Facu y Luna en:
Facebook: @facuylunaapedal
YoutubeFacu y Luna a Pedal
Instagram:@facuylunaapedal