Hoy transitamos la energía que marca este Año Maya o anillo solar. Significa que en esta trecena del Caminante del Cielo Rojo se condensa la energía para volver a hacer anos a la misión individual y colectiva. A continuación un repaso del año;

El servicio planetario regido por el Caminante del Cielo Rojo nos marca el propósito de activar nuevos caminos y sembrar nuevas verdades colectivas. Comienza a cristalizarse la consciencia planetaria. In lack’ech-Todos Somos Uno!

Raza amarilla: La energía ingresa por el sur, donde se genera el nuevo amanecer, el fruto y futuro. Esta energía integra y madura en mi lo que hecho los días anteriores. Puedo iniciar, transformar y concretar todo en un mismo día.

En el año solar encabezado por la SEMILLA, podremos conectar con nuestro poder de florecer. Si reconocemos cuales son nuestros sueños-semillas y si nos atrevemos a conectar con nuestra capacidad de Ser, romper la cáscara y salir a la luz, podremos activarlos, verlos florecer y dar frutos.

Para ello debemos abonar nuestra tierra con pensamientos positivos, brindarle nuestra luz e intenciones. La semilla nos ayudara a recordar que somos capaces de auto-sustentarnos, y que debemos buscar adentro nuestros recursos innatos. Para desarrollarnos y florecer a través de la maestría interior.

Es importante estar atentos y presentes para actuar atinadamente.

El tono Cristal nos moverá a un equilibrio en expansión donde tendremos la gran oportunidad de unir nuestras polaridades y generar nuevas estructuras de conexiones que darán simientos a acciones futuras.

José Arguelles dice; “la forma aprende a generar su propia semilla”El número cuatro representa el libre dibujo de la forma, la germinación de semillas que son específicamente co-creadoras con el Espíritu. Si  estás  en el proceso de plantar algo, medita con el número cuatro y la energía de KAN te asistirá.

Sabiduría de la semilla: “tú eres la tierra fértil para sembrar tus sueños-semillas, alinea tu voluntad y confía en tu poder de ir hacia la luz.”

 Buena Cosecha y Cooperación!

Energía Maya