Raza roja: el sol naciente, la creación desde la mente. Fuerza inicial. Toda manifestación comienza con un pensamiento.

La energía de la LUNA pone nuestras emociones a flor de piel. Ya que la luna rige el agua y las emociones se corresponden a este elemento.Teniendo en cuenta que somos 70% agua, lo esencial es entender que tienen gran importancia e influencia en nuestra vida.

Observar y dejar que fluyan como un río. Las emociones están para dejarme un aprendizaje. Para traer a la superficie un mensaje de mi ser. Lo que no fluye se descompone y nos enturbia la visón.

La luna también es sinónimo de purificación  a través del perdón. Por ello es de importancia conectar con esta energía para perdonar/me y poder dar inicios en esta trecena desde un buen lugar.

La sabiduría de la Luna nos dice: “Límpiense con mi lluvia. Reciban mi guía divina, mi lluvia cósmica del ojo del Creador. Semilla divina de conocimiento. Conócete a ti mismo. Haz que tu mirada sea simple. Báñate en mis aguas de memoria cósmica.”

Bendiciones

Energía Maya