Para salir del círculo vicioso transforma y purifica tus emociones, vence la repetición y elévate en la espiral 13:20.

La energía de la tormenta genera transmutación y transformación en lo sutil, que luego repercute transformando la materia. Es también un momento de  purificación donde todo lo que no resista el fuego de transmutación consumirá las estructuras que ya no tengan que ver con nuestra esencia y misión

Cauac Nos llamara a una profunda reflexión, en estos tiempos en que vivimos desconectados de la naturaleza,  de la vida, de los ciclos, del que tenemos al lado y de nosotros mismos principalmente. La tierra se está sacudiendo para despertarnos, la tormenta se avecina para quitarnos las vendas de los ojos, para que podamos asumir nuestra divinidad y crear un nuevo orden, desde el amor.

Es la posibilidad en este tiempo bisagra de hacer lo que vine a hacer en este momento histórico del universo. Nos recordará la fuerza inmensa que surge de la unión para el desarrollo del plan cósmico. Nos traerá las lluvias para saciar la sed espiritual, y para las buenas cosechas también.

El tono espectral es la liberación “Buluk” nos trae esta pregunta: ¿Cómo puedo liberarme y dejarme ir?.

Esta conjugación del sello de transformación y el tono de liberación sin dudas nos habilitara el terreno para liberarnos de viejas estructuras, creencias, y mandatos. Nos da la posibilidad de redimirnos, de elegir y poder crear el mundo que soñamos, no el que nos impusieron.

Este tono conjugado con la tormenta, nos dará la pausa para entender que somos seres ilimitados, y que podemos, si queremos, llevar esta energía de liberación y transformación a todos los aspectos de nuestra vida. De esta manera podremos reencontrarnos como faros de luz, para que el brillo de cada uno de nosotros, vuelva a titilar y alumbrar nuevos caminos; Caminos con corazón.

El antídoto para atravesar esta tormenta sin miedos, sera mantenernos centrados en el amor, en el corazón.

 

La sabiduría de la tormenta nos dice;  “En el camino de regreso a nuestro Hogar, el cielo es traído a la Tierra, y la Tierra llevada al cielo, en una danza dinámica y simbiótica”

Energía Maya