Raza azul: La energía ingresa por el Oeste, donde el sol cae y da lugar a la noche. Imprime energía de transmutación y transformación. Luz cálida del atardecer que me permite ver lo que ya fue manifestado, para mejorarlo. Para ello es necesario despojarse de todo por un instante, desarmar, romper, y recrear un mejor resultado.

 

En los 13 días que encabeza la NOCHE, nos adentraremos a la energía del inconsciente, que puede aflorar en sueños que nos traerán mensajes de nuestro ser superior. La noche nos enseña que todo viaje es siempre con uno mismo y hacia adentro.

Es el don de la Noche soñar la abundancia, de comprender lo ilimitado de la vida, saber desde lo más profundo del alma que aquello que soñarnos puede convertirse en realidad si lo soñamos con el corazón.

Será un viaje de introspección e integración de tu ser para dar gestación a tus sueños. 13 días de intimidad con tu Ser.

La Sabiduría de la noche nos dice: “La ensoñación es una poderosa herramienta de creación donde se conjugan pasado, presente y futuro para crear la realidad.”

El Tono 1 me habla del propósito de estos 13 días:

Atraigo la intuición y me animo a soñar la abundancia, unificando mis sueños con el todo. Conecto con mi sabiduría y mi felicidad intrínsecas.

La noche es calma, es silenciosa, se mete en los sueños y los transforma. Ella sabe los secretos. Es sabia, es intuitiva. Oscurece lentamente hasta que todo duerme y se vuelve uno. Ella es descanso. Paciente espera el primer rayo de sol para comenzar a irse no sin antes dejarte un mensaje que sólo tú puedes descifrar.

“Mereces lo que sueñas”

Energía Maya