“Niño que juegas feliz
descubriendo las aguas del mar
tú me ensañas la risa que enciende el amor. “

El poder de la magia y la ilusión se hace presente hoy para recordarnos que la vida es un juego, y que si hoy tengo una mala mano, el desafío es hacerla valer.
El Mono desafía al amoroso Perro a adaptarse y fluir aprendiendo de las circunstancias que se me presenten.
Los cambios hoy me piden que les sonría, todo es para mejor.

El Mono juega con nosotros para que tomemos conciencia que las desilusiones son sólo eso. Que puedo ilusionarme y desilusionarme, y no pasa nada.
La vida es un juego y si cuando fui niño, no pude jugar y salí herido, hoy puedo con el amor y la magia sanar esas partes mías que viven en mí y a veces aparecen como caprichos y enojos.

El Tono Lunar es el tono del desafío y los obstáculos, ¿Cuáles son los obstáculos que me impiden amar incondicionalmente?
Los identifico y haciéndolos conscientes los empiezo a sanar.

Seamos hoy como niños, que la risa resuene y se sienta. Que podamos jugar y si tenemos un/una niñx cerca, no dejemos de transmitirle nuestro amor y lo importante que son para el mundo.
Los niños de este tiempo vinieron a enseñarnos, aprendamos a reconocer el maestro que hay en cada persona que se nos acerca.

Bendiciones
Energía Maya