Día Portal

El mono nos invita a jugar desde la inocencia. A conectar con nuestro niño interior. El adulto se conecta con el niño, como la mente se conecta con el corazón.

Nuestra vida es como un juego, y todos tenemos las mismas fichas para participar. En nuestro libre albedrío elegimos en que tableros jugar, con quienes y como. A veces jugamos impulsivamente, otras con el fin de ganar.  Planeamos cada ficha que movemos, y otras veces pateamos el tablero. Cada partida ganada desde el disfrute nos eleva a un juego superior, con energías de luz más avanzadas. Es un juego continuado y nuestras fichas no cambian ni se pierden, siempre las tendremos.

El tono 8 – galáctico me dice ¿Vivo lo que creo?.

Me habla de la armonía y de integrar todas las aristas de mi ser poniendo luz allí donde es necesario iluminar. Encontrar mi brillo interno y abrazar mis sombras para poder hoy recrearlas, reinventarlas, sanarlas.

Doy lo mejor de mi aceptándome imperfecto. me permito vivir lo que creo.

Los invitamos a la oportunidad de jugar, de ilusionarse sabiendo que es eso, una ilusión. Encuentro el equilibrio entre la ilusión y la desilusión. Organizo el juego, lo creo, lo disfruto, porque el fin es ese, disfrutarlo.

Igualo el hombre al niño. La mujer a la niña.

Hoy es un día para dejar el enojo de lado. Chuen (Mono), en la oscuridad es un niño enojado. Y el niño enojado se pierde la magia.

Nos guía el poder de la visión del águila, para ayudarnos a ver sobre qué tierra sembraremos nuestras preciadas semillas.

¿Jugamos? 

Bendiciones.

Energía Maya