Raza azul: Imprime energía de transmutación y transformación. Luz cálida del atardecer que me permite ver lo que ya fue manifestado, para mejorarlo. Para
ello es necesario despojarse de todo por un instante, desarmar, romper, y
recrear un mejor resultado.

En la trecena de la TORMENTA se anuncian grandes transformaciones. Es un
momento de cambios profundos y rompimiento de estructuras mentales y relacionales. Días de gran intensidad, movimiento y emociones intensas.

La energía de la tormenta genera transmutación y transformación en lo sutil,
que luego repercute transformando la materia. Es también un momento de
purificación donde todo lo que no resista el fuego de transmutación consumirá las estructuras que estén estancando nuestra evolución.

Esta trecena será una oportunidad para reinventarnos, sin máscaras, auténticos y conectados a nuestro deseo. Y es importante recordar cuando estemos en medio de la tormenta, que luego saldrá el Sol y vendrá la calma para volver a comenzar ya purificados y liberados. Toda la vida se desarma para recomponerse
nuevamente.

La tormenta ha venido a ayudarnos en este proceso de desintegración y transformación para renacer en la unidad del Amor y vivir el éxtasis de la libertad.

La sabiduría de la tormenta nos dice; “En el camino de regreso a nuestro Hogar, el cielo es traído a la Tierra, y la Tierra llevada al cielo, en una danza dinámica y simbiótica”

Bendiciones

Energía Maya