Del 02/07/2017 al 14/07/2017

Raza amarilla: La energía ingresa por el sur, donde se genera el nuevo amanecer, el fruto y futuro. Esta energía integra y madura en mi lo que hecho los días anteriores. Puedo iniciar, transformar y concretar todo en un mismo día.

La trecena liderada por el SOL, nos conectara con el amor incondicional, con la presencia “yo soy”. Nos marcará el camino hacia la llama de luz que mora en nuestro corazón.

La energía de este sello reúne  en si misma todas las 19 energías  restantes. Lo cual posibilita el logro de cualquier propósito por su nivel de sabiduría. Es la iluminación Total. Es la posibilidad de atravesar el ego y de entender que si hacemos lo que vinimos a hacer en este tiempo de transición, estamos colaborando inmensamente con el plan Mayor de Ascensión.

Si logramos conectarnos con esta trecena tendremos la posibilidad de vivir en unidad con  el Todo, asumiendo nuestra divinidad en un Universo de Amor incondicional.

La sabiduría del Sol nos deja este relato;

“En los comienzos Hunab Ku, el Dador de Movimiento y Medida, la Nada, quiso saber cómo sería ser algo, a partir de ese pensamiento, rebajó sus vibraciones hasta llegar a las de la luz. Fue tan plena esa sensación que decidió rebajar aún más su vibración para que la luz y el sonido se hicieran visibles. La fricción resultante de este proceso fue creando interminables campos de electrones en los primeros “mares”, así se creó la base para que tomara forma la energía, que a su vez rebajó su velocidad y se hizo masa. Durante esta danza de bienaventuranza energética, se crearon campos de juego, y las dimensiones de tiempo y espacio tomaron forma para ser el tejido de esos mismos campos extáticos. El inmenso amor de Hunab Ku fue separado, creando 144.000 esencias y fragmentos del Gran Ser, para actuar sus propios dramas sobre el gran campo del juego de la vida”.

Energía Maya